La imagen que contiene el envase es decisiva para la impresión general que se lleva el consumidor. Cada detalle debe estar en armonía con el conjunto para generar la expresividad que atrae al consumidor y que refleja la imagen de la marca mediante la luz, los colores, los contornos y las formas. Producimos plantillas de imágenes convincentes, centradas en distintos aspectos según el segmento de público al que va dirigido el producto. Conseguimos que las manzanas sean más apetitosas, el pelo sea más brillante y los cristales de las ventanas reluzcan a la luz del sol. Podemos trabajar con imágenes realizadas por nuestros fotógrafos o con motivos suministrados por terceros, lo que prefiera el cliente. Mediante el retoque y la composición creativos, formamos un todo armónico a partir de sus elementos individuales.