Gracias a nuestros recursos internos de impresión de pruebas y a los métodos de gestión profesional del color que usamos, podemos producir pruebas de impresión de la mejor calidad. Trabajamos con los materiales y los colores reales para simular el resultado final con fidelidad y, cuando es necesario, realizamos una prueba contractual para mayor seguridad. También podemos suministrar fórmulas de tinta con cada cilindro de impresión, así como todos los parámetros técnicos del grabado. De esto modo, nuestros clientes se ahorran mucho tiempo en preparar la máquina de imprimir.

En el caso de la flexografía, en cambio, empleamos la prueba de impresión únicamente para comprobar las características técnicas de la forma de impresión, ya que no es posible generar una prueba de color vinculante en esta fase del proceso.