Utilizamos aplicaciones especiales para controlar la calidad de manera rápida y fiable. Implica comparar, por un lado, la maqueta con el archivo de diseño facilitado por el cliente y, por el otro, las distintas versiones del proceso de desarrollo de la maqueta. Según la fase del proceso, se pueden realizar pruebas selectivas de partes sueltas de la maqueta para detectar rápidamente desajustes o cambios no deseados. Los resultados de cada prueba se registran detalladamente en un informe. De esta manera, ahorramos en personal y efectuamos un control de calidad riguroso.